lunes, 28 de abril de 2008




FARO FINAL


La vida se crea en los sueños y se construye en el amor.
***
No hay mejor manera de predecir el futuro que construirlo en el presente.
***
El único antídoto de la desesperación es la acción.
***
No me pidas amor. Cuando me lo hayas dado, recibirás el doble.
***
El amor es la ilusión de no ser incompleto. Por eso es la palabra que da sentido a todo.
***
Contemporaneizar con la muerte es una forma de aliarse con la vida.
***
Te queda todo de mí porque todo está en mí.
***
Cuando uno está loco de amor, está loco de vida. Cuando uno está solo de amor, está muerto. ***
Hablo de pájaros porque no puedo volar.
***
La razón de ser no deja de ser una consecuencia.
***
No hay recuerdo que me sea hostil porque ha perdido el rigor del presente.
***
Cuando me encuentro con el silencio, redescubro la música.
***
A veces un gran silencio destruye la tristeza.
***
A veces el amor ocupa todo el silencio.
***
Detrás de tanta soledad está uno mismo.
***
Si no puedo sentir el eco de un abrazo querrá decir que he muerto.
***
Para vivir un gran amor hace falta más que un hombre y una mujer: es necesario tirar al miedo por una alcantarilla.
***
Desde luego, detrás de una semilla que prospera hay otra perspectiva de la vida.
***
El que toma un dólar de papel a cambio de 25 manzanas realiza un acto de fe.
Hagamos como si la vida tuviera algún sentido. La muerte no se ocupará de verificarlo.
***
No me acuses. Yo soy mi propia fiscalía y dos para acusar a un reo sería una injusticia.
***
Dos debilidades que se suman pueden devenir en una fuerza.
***
Amenizar las horas con mentiras. ¡Vaya manera de fulerizar el tiempo!
***
Es una locura amar, a menos que se ame con locura.
***
La mayor soledad es la que comparten dos cuerpos indiferentes.
***
La vida es demasiado corta o demasiado larga según lo que se tenga para poner o tomar de ella.
***
Todo saber es la puerta de un nuevo saber. Advertir esa puerta es una condición de los inteligentes.
***
Ser demasiado inteligente es una crueldad, porque condena al aislamiento.
***
Ser demasiado inteligente es, de alguna manera, ser infradotado: no se cuenta, en sentido general, con quien compartir el pensamiento.
***
El amor y el odio son gemelos: si se ofende al primero, el segundo te mata.
***
El que escribe, o está solo, o lo acompaña un lector.
***
En un beso se descubre todo lo que se ha silenciado.
***
No hay cosa más penosa que vivir sin vivir para morir de éxito.
***
Quien dedica su vida a ganar dinero, no tendrá tiempo. Quien elige tener tiempo, no tendrá dinero. Cada cual sabrá en qué lugar considera que se encuentra la vida.
***
El idiota, grita; el inteligente, opina y el sabio, calla.
***
Cuanto más sé, sé cuánto más ignoro.
***
Vine a buscar la rosa y encontré este silencio. Vine a buscar la rosa cuando vine a este mundo. ***
Nada es perdurable, salvo el amor verdadero y la muerte.
***
El amor verdadero es aquel que nace y se nutre de la Verdad.
***
La ilusión incita al conocimiento de la Verdad, pero no es la Verdad.
***
Todo arte verdadero es una manifestación del amor.
***
Amo lo que alberga esperanza, pues ésta es la condición de lo perdurable.
***
Todo amor deviene del enamoramiento del otro.
***
La demasiada felicidad es el privilegio de los dementes.
***
La mentira no daña al engañado, sino mejor, al mentiroso, pues el engañado no tardará en desengañarse y el mentiroso morirá con su carga.
***
La mayor estupidez es volver a desear lo que se había olvidado, puesto que si se pudo olvidar no debió tener gran jerarquía.
***
El deseo de Belleza es un deseo que se paga muy caro, pero vale la pena.
***
Siempre se desea lo que no se tiene, pero el hombre suele engañarse y creer que tiene lo que no tiene. De ahí que suponga que no lo desea.
***
Deseo lo que no tengo y por tal razón, no he muerto.
***
Advierto que somos solos con tanta fidelidad que causa espanto.
***
Doy sin que me lo pidan pues carezco de la necesidad de mendigos.
***
La Belleza, si no encierra en sí al Bien, no es belleza.
***
El mayor infortunio es dejar la vida sin haber amado lo suficiente.
***
Las penas de amor son producto de la mala memoria.
***
Quien hace daño, se daña. Y si no se daña, es un psicópata.
***
El olvido, cuando no es terapéutico, es estúpido.
***
Para especular sobre el amor, primero hay que haber amado.
***
La memoria es el arma que nos permite luchar contra el infortunio.
***
El que olvida, después de haber aprendido, es inteligente. El que olvida por cobarde o desmemoriado es, además, tonto.
***
El hombre inteligente olvida la fábula, pero no la moraleja.
***
Más rico es el que ama que el que recibe amor.
***
La naturaleza es más piadosa que el hombre que no encuentra armonía con la naturaleza.
***
El término medio es, indefectiblemente, ajeno a la pasión. Por lo tanto, también ajeno a la felicidad, al amor, al bien, a la verdad y a la belleza.
***
El mediocre es siempre un cobarde por elección.
***
El azar es nuestro compañero de ruta y puede ser, según la ocasión, enemigo o aliado. De nosotros depende elegir a quién tenderle la mano y a quién clavarle un puñal.
***
El que no fue amado por su madre, no podrá ni sabrá amar a nada ni a nadie. Ni siquiera a sí mismo. Salvo que se trate de un ser superior.
***
Quien no ha sufrido verdaderamente tiene sólo dos destinos posibles: si es un pobre hombre, será un resentido; si es un alma superior, será un santo.
***
El perdón que no exige enmienda es contrario al amor.
***
El aceptar estoicamente el infortunio es una forma cómoda de no hacerse responsable del propio destino.
***
La felicidad consiste en vivir con uno mismo y con el mundo siendo, en ambos casos, la misma persona. Dicho de otra forma, la felicidad consiste en no traicionarse.
***
Siempre es más arduo, difícil y trabajoso ser coherente con uno que conllevarse. El asunto es que los grandes trabajos rinden grandes ganancias.
***
Soy todo lo que he sido, pero soy aún más en virtud de lo que deseo ser.
***
La admiración y la envidia son una misma cosa. La diferencia estriba en la pasta humana del que porta el sentimiento.
***
El necio cree en sí mismo en todas las ocasiones. El inteligente cree en sí mismo solamente después de haber dudado de sí mismo.
***
Todo lo que vulgarmente se conoce como amor no es más que conveniencia. El verdadero amor no es conveniente, sino sabio.
***
El conllevarse no es amor, es hipocresía interesada.
***
Quien te ama verdaderamente te dirá cosas que duelen, pero siempre para evitarte sufrimientos mayores. De otra forma, no te ama, te usa.
***
No bien se ha nacido, el hombre tiene dos posibilidades: buscar la felicidad o apartarse de ella. En el segundo caso, el que no se suicida, es un idiota.
***
No hay bienes que no tengan su costo, ni siquiera los gratuitos, porque quien no ha luchado para obtener un bien, no ha vivido.
***
Lo único interesante que nos ofrece la vida es la posibilidad de ejercer nuestra voluntad de ser. De ser feliz, de ser amado, de ser amante, de ser admirado y hasta de ser envidiado y odiado.
***
Todo lo que somos y tenemos es perecedero. Lo único perdurable es lo que dejamos de todo lo que hemos sido.
***
El amor verdadero es una obra de arte realizada a cuatro manos.
***
Nunca creas en las palabras de amor: son flores destinadas a marchitarse. Es más saludable que creas en los hechos.
***
En poesía, el amor es gratuito y ficticio, y como todo lo gratuito y ficticio, poco valorable.
***
Hablar del amor es la forma más fácil de no correr el riesgo de vivirlo.
***
El dinero y el sexo son buenos analgésicos. Pero no curan.
***
La soledad es la más grata de todas las compañías.
***
La verdad sólo aflora en la severa búsqueda a la que sometemos a nuestra conciencia. Eso siempre duele y conmueve al propio corazón.
***
El pesimismo a ultranza es un instrumento para la consolación.
***
La aceptación del sufrimiento es una cobardía, porque es una forma de no sufrir.
***
Todo lo que escapa a nuestra conciencia es signo de debilidad.
***
El pesimista ignora el drama de quien admite el sufrimiento pero se resiste a resignarse. Ignora el drama de la infinita voluntad.
***
El hombre inteligente es afortunado porque cuando comete errores es capaz de encontrarles su utilidad.
***
El carácter trágico de la vida consiste en la obligatoriedad de la elección. Es decir, la libertad es la responsable del carácter trágico de la vida.
***
El hombre débil que no ha crecido moralmente, se apoya en la posibilidad del suicidio, pero no lo comete.
***
El destino no es más que la consecuencia del pasado.
***
Las cosas gratuitas son las que más cuestan, porque nos obligan al enorme y decepcionante esfuerzo de comprender por qué son gratuitas y por qué nos han tocado a nosotros.
***
Los únicos capaces de decir la verdad son los audaces y los cristos. El verdadero poeta debiera parecérseles.
***
El que está en todas partes, no está en ninguna. Al igual que el “petit metre” del siglo XVIII sólo tiene para dar su frivolidad, pero nada trascendente.
***
El mundo y la sociedad están plagados de mentiras. Por eso la verdad resulta original.
***
Todo amor conlleva penas, pero en el gran amor estas penas son insignificantes en relación a la felicidad que nos provee.
***
Nunca te fíes de los indecisos: ellos no saben siquiera lo que desean para ellos mismos.
***
Cuando el amor no es valiente, no es ni siquiera amor. En todo caso, es amor propio, que es la antítesis del amor verdadero.
***
Todo hombre que desea un amor incondicional no desea el amor de una mujer, sino el de una madre.
***
Si se acepta un amor que trae más sufrimiento que felicidad estamos ante un caso de masoquismo patológico.
***
Todo el amor es cierto. Mientras dura.
***
Amar es la posibilidad de mirarse de espaldas. De ahí que, para conocerse, no cabe otro camino que ejercer el amor.
***
El matrimonio urdido sobre un futuro conveniente no deja de ser un símil de una sociedad en comandita por acciones. Simple negocio.
***
Si en el verdadero amor, todo es malo, no es ni amor ni verdadero, es malo.
***
El recuerdo mide el amor y el olvido, la insignificancia.
***
Un beso dado sin amor cuesta muy poco, pero envilece tanto a la boca que lo da como a la que lo recibe.
***
El tosigo cotidiano mata a cualquier dicha posible, aun a la que se empeña en ser grandiosa e indestructible.
***
La única pobreza que se asemeja a la insignificancia es la pobreza de espíritu.
***
Juego con lo que se ve, con lo que se transita, con lo que se recorre y amo solamente aquello que comprendo.
***
El amor que se remite a ver, tocar, transitar y recorrer es el apropiado de los pajeros.
***
Amor es deseo de conocimiento, dijo Pavese. Y el verdadero amor siempre nos deja una cuota de ignorancia.
***
Recordar el sufrimiento es una manera de olvidar el amarse a sí mism.
***
A muchos hombres no los he querido y ello encierra una coherencia implacable.
***
El desamor es el producto lógico de una primera y estúpida equivocación.
***
Cuando un hombre se desnuda, todo su poder quea de manifiesto.
***
La pequeña felicidad sólo es redituable para los cobardes.
***
El verdadero héroe es aquel que piensa que la felicidad depende de él mismo.
***
En el sexo de la mujer se encuentra el origen. De allí en más todo aquello que le endilgamos al azar no es más que una justificación de los ineptos.
***
El olvido es el placebo de los tontos y la memoria la vacuna de los fuertes.
***
No hay mejor amigo que el verdadero amor, porque el verdadero amor es el que está con nosotros en todos los momentos.
***
El hombre común ama sin plenitud, pero nunca es consciente de su insignificancia. Y por ello cree que es feliz.
***
El superar el miedo siempre es difícil, pero la plena felicidad nunca ha sido cosa fácil.
***
Hay una buena manera de evitar las mentiras del mentiroso: no hacer preguntas.
***
La gente común, miente, porque es más común la cobardía que la valentía.
***
El cobarde no puede ser otra cosa más que un esclavo, porque vive preso de sus propios miedos.
***
El que se miente a sí mismo, es un pobre tipo. El que miente a los demás, es un mal tipo. Lo común a ambos es que la felicidad le es imposible.
***
He hecho cosas deleznables. Lo único bueno de ello es que ni me las olvido ni me las perdono.
***
Cuando a la palabra no se la destina a decir, al menos, una verdad, se la corrompe.
***
Toda dificultad existe nada más que para ser superada. Adjudicarle otro propósito es cosa de necios.
***
No se trata de ingenuo optimismo. Se trata de fuerza, coraje y voluntad para desafiar al destino.
***
La mejor parte de la vida es este momento, porque es en este momento en el que puedo vivir, es decir, pensar, hacer, elegir.
***
Yo tengo un Dios y parte de ese Dios está en mí. Por lo tanto, debo honrarlo.
***
Sólo es poeta, “in strictu sensu”, aquel que es capaz de poner en palabras su propia voz y la voz del Otro.
***
Es tonto quien no encuentra pérdida en la ganancia ni ganancia en la pérdida, pues vive en vano.
***
No se debe permitir que lo que no se puede hacer defina lo que sí se puede.
El pobre entiende mejor el poder del dinero y el rico la impotencia del dinero.
***
Sólo se logra una obra de arte cuando el elemento irracional misterioso que la engendra actúa en absoluta libertad.
***
Soñar es una forma de crear y, al igual que la creación artística, nunca podremos explicar ni las motivaciones ni los contenidos profundos.
***
La verdadera riqueza expresiva, esto es, la dotada de mayor intensidad, no se logra por acumulamientos sino por exclusiones, elusiones y alusiones.
***
Para una mujer tonta el único camino hacia la felicidad es el enamorarse de un hombre.
***
El verdadero poeta es, por naturaleza, un andrógino.
***
El pequeño amor es sensatez. El gran amor es locura. Pero la mayoría de la gente ni es sensata ni es loca. Es mediocre.
***
El sensato suele ser medroso. Esta es la causa de su indigencia.
***
En cuanto al orgasmo, no hay forma verdadera y real de poseer si no se es poseído.
***
Hay dos tipos de suicidas: el homicida impotente y el hombre capaz de autodeterminaciones. El primero se suicida por despecho, venganza o desesperación. El segundo, por convicción.
***
No es justo que en relación a los dos actos más importantes de nuestra vida, nacer y morir, nuestra voluntad no tenga ninguna injerencia.
***
El único suicidio honesto es el que se medita largamente.
***
Quien se suicida por causa de otro no merece compasión, sino lástima.
***
Si la felicidad se identifica con lo placentero e incluye la dimensión de la realidad, deja de producir goce, esto es, deja de ser felicidad cuando se divorcia de lo real.
***
El hombre, con su propia aparición, ha infringido el orden del mundo.
***
El nihilismo posmoderno es una forma de suicidio o una manera de ejecutar el castigo de Dios en el Juicio Final.
***
La poesía concluye aquello que Dios dejó sin terminar.
***
El problema de la posmodernidad es que el mismo Dios no se considera Dios ni se cree a sí mismo.
***
En la medida en que la mujer ha ganado terreno en el campo de la masculinidad, el varón lo ha hecho en el campo de la feminidad. La pareja actual ha perdido el sentido de la diferencia. De la carencia que es, en definitiva, el origen dl deseo.
***
Llegar a ser Dios quiere decir haber ensanchado tanto el alma como para que sea capaz de comprenderlo todo.
***
La eternidad es un instante lo suficientemente largo como para tomarlo en broma.
***
La muerte gira sobre el silencio como un pájaro hambriento.
***
Éramos niños. El dejó de serlo con el paso del tiempo y lo único que guardó de la niñez es esa cierta perversidad.
***
El tiempo distinto rescatado por el arte asegura el único tipo de inmortalidad que el hombre puede llegar a conocer.
***
La vida crea las diferencias. La muerte, las anula.
***
Hay veces en que la vida se paga con la muerte.
***
El que ama a la Humanidad aprende a odiar a los humanos.
***
El ponerse frío y convulso el testículo derecho es síntoma mortal.
***
Lo posible no es siempre lo real. Vivir es el oficio mediante el cual se hace posible lo imposible.
***
Somos, ontológicamente, amor.
***
Los que adolecen de frenesí después de los cuarenta, no se curan.
***
A veces parece que la felicidad existe.
***
La vida quizás sea una forma especial de la muerte.
***
Ha sucedido de tal forma. Y no es más que una de las tantas formas en que pudo haber sucedido.
***
Ni la miseria acongoja tanto como la nulidad del alma.
***
Hoy creo en Dios porque no puedo creer en mí. Lástima saber que es una excusa.
***
Quise ser como ella y al final descubrí que ella no era como yo quería.
***
Creer en algo es acercarse a la verdad de algo. Pero sólo acercarse.
***
La vida es una hoguera siempre a punto de extinguirse.
***
Nos han enseñado a prever cada paso de cada minuto de cada día. Nos han entregado demasiadas llaves para ordenar las rutinas de un solo destino.
***
La morte é l’ombra della vita. Senza lei non avevano un luogo dove trovare la pace.
***
Los calvos no padecen várices de consideración. Y si las padecen, les vuelve a crecer el pelo.
***
Buenos Aires me queda grande de madrugada.
***
Uno ha tocado el fin cuando advierte que la vida ha sido una ilusión. Desde ese momento se empieza a soñar con la muerte, que es otra ilusión.
***
Pongo mi consentimiento en todo lo que hago.
***
Morirse es, de por sí, una indecencia.
***
Quien sabe muchas cosas habla poco y pregunta mucho.
***
Toda escritura es una trágica alteración de una página en blanco.
***
Todo lo que doy es todo lo que soy.
***
La vida es corta, el arte, largo, la ocasión, fugitiva, la experiencia, falaz y el juicio, dificultoso.
***
Yo creo en la verdad, aunque es posible que existan otras verdades.
***
Tengo demasiados sueños como para tener sueño.
***
La vida se vive en un solo sentido: hacia la muerte.
***
Vivir es una enfermedad del espíritu.
***
Lo único permanente, además del amor verdadero y la muerte, es la calvicie.
***
Si le encontrara alguna explicación al fracaso podría morir en paz.
***
Uno puede huir de la vida, pero no escapar de la muerte.
***
Sueño y pensamiento: dos caras de una misma trama.
***
Sólo se escribe sobre lo perdido.
***
Uno es el comienzo de todo. También el final.
***
La literatura siempre entraña una forma de conocimiento, un modo de develamiento de la realidad.
***
Muera en pensamiento cada mañana y ya no temerá morir.
***
El pretexto de la poesía es la realidad.
***
Al acumular certezas se multiplican las incógnitas.
***
La tradición nos ahorra la fatiga de pensar.
***
Es en la palabra donde la realidad se duplica.
***
La concepción de la realidad es sólo una lectura entre muchas posibles.
***
La muerte es un acto convencional.
***
Ser objeto de deseo de otro depende de cuánto se ama uno a sí mismo.
***
Tengo tanta esperanza en mi país como miedo a perder la esperanza.
***
Cada vez que comienzo algo tengo la ilusión de que será perfecto.
***
Hombre que no sueña, enloquece.
***
La literatura exhuma la verdad escondida en las mentiras humanas.
***
Una forma de tristeza es la risa sin sentido.
***
Hay más fe en la duda honesta que en todos los credos.
***
Los artistas son al resto de la humanidad lo que los seres humanos son al resto de la creación.
***
A veces tengo conciencia de que la soledad es lo que nos define como personas.
***
Siempre hay una respuesta del prosaicamente cuerdo al poéticamente enloquecido.
***
La soledad es un acto de amor hacia uno mismo.
***
Aunque sea transitorio, vivir es la dimensión definitiva del hombre.
***
La paciencia es una forma de la desesperación disfrazada de virtud.
***
La vida triunfa puesto que es ella la que rige a la muerte.
***
Basta con que el poeta sea la conciencia culpable de su tiempo.
***
Es tan necesario decir lo que se piensa como pensar lo que se dice.
***

3 comentarios:

EMMuñoz dijo...

Cada frase, una sentencia;
cada palabra una rosa,
cada letra, poca cosa,
pero unidas dan querencias
a las personas hermosas.

Con mi cariño, Long.

Emilio.

Maria Fischinger dijo...

Sera el jardin donde buscare belleza en la palabra.
Besos
Maria

Elisabela dijo...

xquerida Silvia es un placer tan grande leerte que no encuentro las palabras justas, siento ante tus escritos una profunda admiracion.
Creo que Dios te ha dotado del maravilloso don de la palabra y el buen gusto y que hay mucho que aprender contigo, he disfrutado muchisimo aqui en tu casa y si me lo permites volvere seguido.
Te dejo un fuerte y calido abrazo Elisa